Google+ Followers

lunes, 17 de diciembre de 2012

DESAPEGARSE, ¿ES POSIBLE?



El desapego implica – ” vivir el momento presente” – vivir en el aquí y en el ahora -. Permitimos que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas. Renunciamos a los remordimientos por el pasado y a los miedos por el futuro. Sacamos el mayor provecho a cada día. Es un tema tan dificil que hasta yo que escribo estas líneas me cuesta increíblemente ponerlo en práctica.
El desapego nos da la libertad de disfrutar de las relaciones o de las cosas que poseemos en la vida.
El desapego también implica aceptar la realidad, los hechos. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en otras personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.
Desapegarse a las cosas o relaciones no se trata de ser frío o desinteresado o señal de desamor, más bien es no tener miedo a perder sea lo que sea a lo que estamos apegados.

Las recompensas que el desapego nos brinda son muchas: serenidad, una profunda sensación de paz interior, la capacidad de dar y recibir amor de una manera que nos enaltece y nos llena de energía, y la libertad para encontrar soluciones reales a nuestros problemas.
Encontramos la libertad para vivir nuestra propia vida sin sentimientos excesivos de culpa o responsabilidad hacia los demás.
En ocasiones el desapego llega a motivar y a liberar a la gente que se encuentra a nuestro alrededor para empezar a solucionar sus problemas.
El desapego es sostener nuestra libertad, permitiendo, también, ser libres a quienes amamos.
El desapego no es abandono, por el contrario, es un acto de amor incondicional. Quien ama verdaderamente, deja libre al otro.
El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada. Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras.
El desapego a las cosas materiales nos permite disfrutarlas y atraerlas más a nuestras vidas.

El desapego no significa abandonar todo, no trabajar más o no desear nada material, no, desapego significa no DEPENDER de nada de lo que poseemos o de ninguna persona con la cual tengamos un vínculo afectivo.
Es lograr la autonomía, de ser felices aun sino poseemos o encontramos alguna cosa o una persona en específico.
Muchas veces nos centramos y vemos las cosas solo con la mirada calculadora y nos fijamos en las posesiones materiales o personales que tenemos, esto es apego a las cosas materiales.
Vivir de esta forma es vivir esclavizado, es vivir con temor.
Aprender en la vida el desapego nos permitirá trascender hacia un plano espiritual más elevado. No es algo fácil y dependerá de cada persona el lograr desatarse y cortar esos lazos que no le permiten crecer.
“Esta ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella”

Esto no significa que renunciemos a la intención de cumplir nuestro deseo.No renunciamos a la intención ni al deseo; renunciamos al interés por el resultado. Es grande el poder que se deriva de esto.
Tan pronto como renunciamos al interés por el resultado, combinando al mismo tiempo la intención concentrada y el desapego, conseguimos lo que deseamos.
“Podemos conseguir cualquier cosa que deseemos a través del desapego, porque éste se basa en la confianza incuestionable en el poder del verdadero yo”.
Deepak Chopra

PAZ INTERIOR, ¿COMO LA CONSIGO?




La paz interior es aquella certeza, impalpable pero real, de bienestar emocional y espiritual.

La paz interior es la tranquilidad profunda que nos llega cuando somos capaces de desconectarnos de la terrible batalla que mantenemos con nosotros mismos, esa batalla de los pensamientos inquietantes y perturbadores, que aunque sean inútiles no son menos amenazantes.
La paz interior es subjetiva pero muy cierta, es el sentimiento bien fundado y de unión que tenemos cuando nos liberamos de las preocupaciones, del sufrimiento, el dolor, el estrés, el miedo y entonces somos conscientes de las incontables maravillas que nos ofrece la vida.
La paz interior llega cuando nos apartamos mental, emocional y hasta físicamente de los dramas mundanos, de los conflictos, de todo aquello que creemos erroneamente que debemos decir , hacer o defender.
La paz interior se convierte en una realidad cuando decidimos trasladarnos de la ciudad de la tristeza y las preocupaciones a la ciudad de la tranquilidad y la dicha.
Si queremos llegar a esa ciudad, es necesario recorrer con éxito el camino que nos lleva a la paz interior y al hacerlo tendremos que desbaratar algunos de los obstáculos personales que nos subyugan, como lo son el miedo al futuro y las lamentaciones por el pasado.
Al salir de viaje hacia el encuentro con la paz personal debemos dejar los antiguos equipajes con sus monstruos adentro.

El viaje completo a la paz interior empieza cuando evadimos los charcos de la envidia y del que dirán, los desvíos de la impaciencia y las calles sin salida de la terquedad y la ignorancia.
En este recorrido, la meditación y la oración en meditación son dos herramientas definitivas, ambas, formas excelentes de desarrollar la conciencia y el entendimiento en todas las áreas de la vida y fundamentales para alcanzar la paz interior y para conservarla.
La meditación y la meditación en oración entonces nos ayudan a trasladar nuestra atención al momento presente y al control de nuestra mente y de nuestro espíritu, apartándonos de las ansiedades y de las actitudes defensivas que no nos permiten alcanzar un bienestar espiritual.
Que tal si paramos la batalla, al menos unos minutos cada día, hasta que un día la batalla desaparezca por completo.

Destinar un rato cada día a la actividad meditativa será el mejor de los remedios para todos los males del estrés y la ansiedad que enferman al hombre actual.
La reflexión y la meditación nos llevarán a una nueva perspectiva.
Nos daremos cuenta de que nuestros conflictos interiores no son eternos y entonces aquella energía que alimentó antes nuestra desgastadora batalla interna puede ser utilizada ahora para vivir y obrar positivamente.
Es cierto, a veces los quehaceres apurados de la vida cotidiana y los conflictos que cargamos nos consumen. Nos sentimos cansados y nuestra energía se fragmenta, por ello es inprescindible encontrar una base firme para nuestro bienestar.

La Paz Interior es esa base.
La paz engendra energía.

El aumento eficaz de energía física y espiritual es consecuencia de nuestro descubrimiento de la paz interior. Y su empleo más efectivo significa que tenemos menos probabilidades de derrochar sus preciosos recursos en preocupaciones, lamentos, culpas, indecisiones y estupideces.
La paz interior es la energía vibrante que puede curarnos individualmente y curar al mundo.
Si nos tomamos en serio la búsqueda de la paz interior nos convertiremos en seres libres para ser felices y hacer felices a otros, especialmente a los que amamos.
Encontrar tu paz interior, es una responsabilidad para contigo mismo y para con el mundo.
No dudes en encontrarla en el camino .

Cos ella..........amas

Con ella ..............vives

Con ella eres esencia misma y conciencia infinita

Trata de crear una rutina para tu meditación, trata de hacerlo a un mismo tiempo y lugar cada día, al designar un momento específico para tu práctica vas a crear un hábito y a no olvidarlo facilmente.
Ejemplos
Listo (a) para salir al trabajo, antes de hacerlo detente y medita.
Listo (a) para ir a dormir, acuestate y antes de dormirte medita.
Listo (a) para la hora del almuerzo, toma un momentito y medita.

La oración meditativa es un ejercicio mental en el cual buscamos la dirección del pensamiento, es sana y provechosa para cualquier persona ya que provoca una apertura en la mente hacia los misterios de la vida, hacia una inteligencia más alta que nos hace salir de nuestra perspectiva estrecha, egocéntrica y rutinaria, y entonces nos ayuda a descubrir la verdad y a hacer las cosas correctas. No te conviertas en esclavo de tu ser inferior.

jueves, 15 de noviembre de 2012

PROBLEMAS PSICOLOGICOS MAS COMUNES ¿CUAL ES EL TUYO?


Cuando estudiaba mi post grado en psicoanálisis, aprendí que aunque sea en un grado pequeño, todos tenemos problemas psicológicos. (incluso los sacerdotes), ninguna persona está excenta de estos problemas.
¿Alguna vez te has preguntado cuales son estos problemas y si te identificas con alguno de ellos?
¿Sabes que son los problemas psicológicos?Cuando decimos que una persona presenta un problema no implica en absoluto que lo “tenga” como quien tiene una enfermedad o una lesión física, por ello el empleo del concepto de “enfermedad” no es adecuado. No es que seamos enfermos mentales. En psicología un diagnóstico no supone que la persona deba recibir un tratamiento determinado que será el mismo para todas las personas que presenten dicho trastorno. Que una persona padezca, por ejemplo, depresión no nos dice nada acerca de por qué la está padeciendo ni de qué hay que hacer para resolver su problema. Lo importante es identificar la forma en que esa persona en concreto se está relacionando con el entorno en que se presenta el problema, es decir, su comportamiento. El tratamiento de una “depresión” será muy diferente si la persona la padece a consecuencia de la pérdida de un ser querido, porque se percibe a sí misma incapacitada para llevar a cabo su trabajo o porque presenta dificultades para relacionarse con los demás. Cada problema es único y también lo es cada tratamiento. A continuación, presento un resumen de los principales problemas psicológicos:
  TRASTORNO DEPRESIVO
 
Es el trastorno psicológico más frecuente. Suele hacer mucho daño a la persona que lo sufre y a sus familiares. Supone importantes cambios en la manera de pensar, de sentir y de comportarse. Se caracteriza por:

  • Estado de ánimo deprimido (profunda tristeza)
  • Pérdida del entusiasmo y del interés
  • Una forma de pensar negativa acerca de la propia persona, de los demás, del pasado y del futuro pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida
  • Se dejan de realizar actividades placenteras y/o obligatorias

TRASTORNO BIPOLAR:  

El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres, y generalmente comienza entre los 15 y 25 años. La causa exacta se desconoce, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno.No es lo mismo una persona temperamental, que solo cambia estados de ánimo frecuentemente, a una persona bipolar. Este problema se caracteriza por estados de ánimo cambiantes entre dos polos opuestos, alternándose períodos maníacos (excesiva euforia) y depresivos. Requiere tratamiento psicofarmacológico. La fase maníaca puede durar de días a meses y puede abarcar los siguientes síntomas:

  • Distraerse fácilmente
  • Poca necesidad de sueño
  • Deficiente capacidad de discernimiento
  • Control deficiente del temperamento
  • Comportamientos imprudentes y falta de autocontrol:
  • excesos de comida, bebida y/o consumo de drogas
  • deficiente capacidad de discernimiento
  • sexo con muchas parejas (promiscuidad)
  • hacer gastos exagerados
  • Estado de ánimo muy elevado
  • exceso de actividad (hiperactividad)
  • incremento de la energía
  • pensamientos apresurados
  • hablar mucho
  • autoestima muy elevada (creencias falsas acerca de sí mismo o de las habilidades)
  • Compromiso exagerado en actividades
  • Muy alterado (agitado o irritado)
 La fase depresiva de ambos tipos de trastorno bipolar incluye los siguientes síntomas:
  • Tristeza o estado de ánimo bajo diariamente 
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • Problemas en la alimentación
  • Pérdida del apetito y pérdida de peso
  • Consumo exagerado de alimentos y aumento de peso
  • Fatiga o desgano
  • Sentimiento de minusvalía, desesperanza o culpa
  • Pérdida de interés en actividades que alguna vez disfrutaba
  • Pérdida de la autoestima Pensamientos de muerte y suicidio
  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir demasiado
  • Alejarse de los amigos o las actividades que disfrutaba

Existe un alto riesgo de suicidio con el trastorno bipolar. Las personas enfermas pueden abusar del alcohol u otras sustancias, lo cual puede empeorar los síntomas y el riesgo de suicidio.
Algunas veces, hay una superposición entre las dos fases. Los síntomas maníacos y depresivos se pueden presentar juntos o rápidamente uno detrás de otro en lo que se denomina un estado mixto.

HIPOCONDRIA:  

Se trata de un miedo irracional y convicción de padecer una grave enfermedad que no ha podido ser diagnosticada por los médicos.
  • Suelen auto observarse y quejarse con frecuencia.
  • Visitan a menudo a médicos y acuden a los servicios de urgencias.
  • Se muestran muy preocupados por su salud. 
 TRASTORNOS DEL SUEÑO:


Cuando los problemas de sueño se producen con frecuencia y de manera persistente, pueden repercutir de manera negativa en nuestra vida, tanto en el descanso como en el funcionamiento cotidiano.

Con el tratamiento psicológico de estos problemas, se pretende mejorar tanto la calidad como la cantidad de sueño.Puede aparece junto a otro problema más grave como la depresión o algún trastornos de ansiedad, en cuyo caso, la intervención normalmente comienza por resolver el problema de sueño, ya que así se consigue una mejoría rápida y se facilita la intervención sobre otros tipos de problemas relacionados.

ADICCIONES: 
Cuando se habla de personas adictas a las drogas, hablamos de un consumo periódico de una sustancia. Este consumo se caracteriza por:
  • Un deseo dominante para continuar tomando dicha droga y obtenerla por cualquier medio.
  • Tendencia a aumentar la dosis.
  • Se produce una dependencia física y generalmente psíquica, apareciendo síndrome de abstinencia cuando se retira el consumo.
  • Tiene efectos negativos para la persona que consume la droga y para su entorno.

Sin embargo, también podemos referirnos a las llamadas “adicciones sin drogas”, en las que no existen sustancias cuya química esté directamente relacionada con el abuso y dependencia. Una adicción sin sustancias prototípica en nuestra cultura es el juego patológico, caracterizado por una incapacidad reconocida para resistir el impulso de jugar, además del incremento de tensión previa al momento del juego, seguido del alivio y placer asociados una vez la persona comienza a jugar.

BAJA AUTOESTIMA: 

Aunque muchos creen que no es un problema psicológico, la verdad es que la autoestima está muy relacionada con la satisfacción que una persona tiene con respecto a sí misma y a su vida.

Una persona con baja autoestima difícilmente se sentirá satisfecha y se sentirá incapaz de conseguir aquellos objetivos que la llevarían a sentirse a gusto con ella misma. Este trastorno suele manifestarse por:

  • Autocrítica constante de la persona a sí misma.
  • Autoevaluaciones negativas.
  • Culpa.
  • Sentimientos de inferioridad.
  • Predicciones de fracaso.
  • Alta frustración ante errores. 
  • Inseguridad ante situaciones cotidianas y en las relaciones interpersonales.
  • Poca o ninguna autoafirmación ante los demas

EL ESTRES PSICOLÓGICO- EMOCIONAL:
El estrés psicológico-emocional se reconoce fácilmente, pues sus síntomas son más perceptibles: sudor de manos, mariposas en el estómago, palpitaciones, manos frías, insomnio, angustia, etc.
Cada persona puede tener diferentes síntomas.Es normal estresarnos en algunas ocasiones.
Pero si Tus síntomas son frecuentes o te duran mucho tiempo, es necesario que actúes para disminuir o eliminar el estrés.
Es importante analizar dichos síntomas, para determinar cuáles están siendo provocados por el estrés y cuáles son causados por enfermedades o medicamentos.
El estrés psicológico-emocional es nuestra forma de reaccionar, física, emocional y psicológicamente, cuando:
  • Debemos adaptarnos a ciertos cambios importantes o situaciones nuevas.
  • Estamos presionados. Sentimos que alguien exige mucho de nosotros.
  • Tenemos un problema que no podemos resolver.
  • Algo o alguien amenaza nuestro bienestar físico o emocional.
  • Tenemos pensamientos negativos, recuerdos dolorosos, preocupaciones, culpa, coraje, etc.
El estrés resulta de un desequilibrio entre las demandas que enfrentamos y nuestra capacidad para solucionarlas.Mientras más demandas tengamos y menos recursos para resolverlas, mayor será el estrés.
Por lo tanto, es necesario analizar dichas demandas y conocer nuestras habilidades, aptitudes y cualidades.
Sin embargo, a menudo se pierde la objetividad al analizar y juzgar una situación.
Tal vez, sin darnos cuenta, exageramos las demandas y problemas y/o no apreciamos toda nuestra capacidad.

¿COMO SUPERAR LOS PROBLEMAS PSICOLÓGICOS?

Todos pasamos malos momentos en nuestras vidas pero podemos ser conscientes de ello y aprender a darle la importancia justa a los problemas y adoptar una actitud positiva. Vivir en el presente es algo que puede beneficiarte, pues nos da la oportunidad de poder disfrutarlo con toda intensidad. Podemos recordar el pasado para que nos sirva de experiencia y conocimiento, no hay que olvidar que forma parte de nosotros mismos, pero no es necesario que nos cree ansiedad ni preocupación ya que tenemos la posibilidad de cambiar la percepción de lo ocurrido en cada momento que avanzamos en la vida.
Una recomendación para poder superar nuestros problemas consiste en aprender sobre la psicología positiva que se basa en el estudio científico del funcionamiento humano óptimo. La doctora Bárbara Frederikson elaboró el modelo de ampliación y construcción para explicar la función que cumplen las emociones positivas, considerando que producen cambios en la actividad cognitiva. Las emociones positivas pueden prevenir y tratar los problemas arraigados en las emociones negativas. Saber experimentar emociones positivas puede resultarnos difícil en un principio ya que muchas veces nos centramos en las emociones negativas haciendo que las positivas pasen desapercibidas. Aprender a explorar las emociones positivas nos proporcionará enormes beneficios: ampliar el foco de atención, promover estrategias cognitivas específicas y aumentar los recursos intelectuales, mejorar los recursos físicos y sociales así como ampliar la posibilidad de acción.
En un próximo artículo explicaré ampliamente que es la psicología positiva, pero te aseguro que  te ayudará a resolver los problemas desde otra perspectiva, además de ir adquiriendo poco a poco más recursos en la solución de problemas. La percepción que tenemos de los hechos ocurridos es fundamental a la hora de plantear el problema, intenta ser más objetiva y rompe con el negativismo.





lunes, 12 de noviembre de 2012

CODEPENDENCIA AFECTIVA ¿DEPENDES DEL AMOR DE LOS DEMAS?



Así como existen grupos de Alcohólicos Anónimos, Neuróticos, y una gran cantidad de grupos de apoyo, existe también un grupo menos conocido que se llama "Codependientes anónimos".
Muchos podrían pensar que realmente necesitarían ser masoquistas para necesitar este tipo de ayuda. Les tengo una noticia: La dependencia afectiva es un síntoma común. Muchas personas dependen del afecto de los demás para poder estar bien. Cuando la persona que es objeto de su apego se encuentra lejos o no les presta la atención que creen merecer, empiezan a sentirse mal, no piensan en otra cosa que sea la persona de la cual dependen. 
Aunque no lo creas, no solamente le pasa a las mujeres, quienes  generalmente se involucran con hombres  inaccesibles, fríos, poco demostrativos y por lo tanto le generan una dependencia afectiva  aún mayor.  Los hombres no están exentos, llegan a obsesionarse con una mujer que no les hace caso, ya que los hace sentir como que nunca pueden conquistarla y el resultado es una gran codependencia.
Estas personas cuando creen enamorarse, se vuelcan en cuerpo y alma al cuidado del ser amado, viven para él, se desviven, se desvelan, quieren hacer todo por él y se olvidan de sí mismas.
En esta situación las personas dejan de lado los propios intereses satisfacciones y hasta los propios deseos, con tal de complacer a la pareja y vivir por él.
Es lógico pensar que este tipo de relación deja un vacío cada vez más intenso en la persona que delega al otro su felicidad, y se genera un monto de angustia y ansiedad cada vez más elevado.
Muchas veces estas personas imaginan que con  sexo pueden lograr esa felicidad que desean, pero en realidad sirve solamente para una descarga física y resulta que  la necesidad psicológica de ser amada, aceptada, valorada  y reconocida sigue siempre en pie. (increíble pero cierto)
Es verdad que muchas personas hacen depender su autoestima del amor de otra persona en la vida adulta y sobre todo en la pareja. Para estas personas su autoestima no depende del logro personal sino del ser amada, como todos hoy sabemos esta baja autoestima proviene de la primera infancia.
Cuando en la infancia existen carencias afectivas y no están satisfechas las necesidades básicas de amor y afecto, estas generan un vacío y una necesidad de experimentar un amor que le dé a la persona el valor de sí misma.
Cuando una persona identifica que tiene este tipo de dependencia afectiva de la pareja, amigos, familiares, jefes, es necesario que asista con un psicólogo  para identificar bien los motivos y necesidades personales para poder superar ese conflicto y tener una mejor calidad de vida.
Ahora, es el momento de analizar si eres una persona codependiente, a veces creemos que el amor nos hace depender afectivamente de una persona, pero en realidad, no es mas que esa falta de afecto y amor hacia nosotros mismos, si te has identificado con las características que mencioné, es importante que busques un grupo de apoyo y te des cuenta del daño que te haces a ti mismo.
Nunca es tarde para empezar un nuevo camino.

viernes, 2 de noviembre de 2012

¿COMO MANEJAR EL SUFRIMIENTO? ¿SE PUEDE?



En nuestros días consideramos el sufrimiento como algo antinatural. Recuerdo una charla a la que asistí en el que se abordó el tema del sufrimiento. La conferenciante pidió al  grupo que  levantaran la mano si alguna vez, cuando sufrían, alguien les había insinuado que no estaban bien psicológicamente o que deberían tomarse antidepresivos. Conclusión: fueron muchos los que la levantaron.
Está claro que vemos el sufrimiento como algo anormal, y no es de extrañar, es lo que nos venden. De la imagen que nos proyectan los anuncios publicitarios no hace falta ni hablar, pero incluso algunos libros de auto ayuda intentan convencernos de que si seguimos sus pasos eliminaremos completamente nuestro sufrimiento. O sea, que nos inculcan que si sufrimos es porque queremos. Y andar a cuestas con la idea de que somos culpables de nuestro sufrimiento sí que nos lo agranda.

Si consideramos que el sufrimiento es algo antinatural, acabaremos queriendo buscar un culpable” (Dalai Lama)

El sufrimiento puede acercarnos o alejarnos de los demás. Cuando nos pasa algo, para nosotros terrible, y empezamos a sufrir, a veces caemos en el error de pensar que si nosotros no conocíamos lo que era sufrir hasta ahora, los demás tampoco. Conclusión, somos los que más sufrimos en este mundo. Un fallo de humildad incluso en nuestro sufrimiento.

Como nosotros somos el centro del universo por lo que llegamos a sufrir, creemos que son los demás los que deben girar alrededor nuestro preocupándose por nuestro estado de ánimo. Pensamos que los que orbitan a nuestro alrededor no sufren como nosotros, así que no merecen nuestra atención, que debe ir dirigida sólo a nuestro padecimiento. Y si los de nuestro alrededor no se desviven por nuestra situación como nosotros quisiéramos, no somos capaces de llegar a pensar que quizá los otros también están sufriendo y no tienen espacio para pensar en la que nos parece la situación más fuerte del mundo: la nuestra.

Afortunadamente, a algunas personas el sufrimiento no los aleja del resto, sino que los une. El sufrimiento puede dar unas grandes y utilísimas lecciones de humildad. El “esto-a-mí-no-me-pasará-nunca” se destierra automáticamente de nuestra boca. De repente, al sufrir entendemos mucho más a las personas. Las actuaciones de los demás las interpretamos desde su sufrimiento, ya no se ven tantas malas intenciones, sino que nos damos cuenta de que sus comportamientos pueden venir de sus miedos, sus inseguridades, su desesperación… En estos casos, el sufrimiento nos vuelve humanos y más lúcidos.


Sólo podemos curarnos del sufrimiento experimentándolo completamente” (Marcel Proust)

Un tipo muy acotado de sufrimiento son las fobias. Podemos tener fobia a las arañas, a las alturas, a los espacios cerrados… Evitar a las arañas es algo relativamente fácil en nuestro mundo de asfalto y por tanto poco limitador. Evitar las alturas y los espacios cerrados ya es más complicado, pero muchos fóbicos se arreglan la vida evitando ascensores, aviones, y pueden convivir así más o menos bien con su fobia. De esta forma, ni siquiera se plantean un tratamiento, cuando existen terapias de conducta realmente eficaces para estos casos.

No todos los miedos que experimentamos son tan específicos como las fobias, sino que son mucho más difusos, muchas veces no los podemos ni verbalizar. Estamos constantemente temiendo algo. Ante una sensación de sufrimiento tan inconcreto, parece que lo que da miedo es la vida misma. Y acabamos evitando vivir. Algunos se dan a la bebida; otros, al trabajo o entregándose a los demás y olvidándose de sí mismos; algunos, instalándose en rutinas.


Lo importante es darnos cuenta de que el sufrimiento es algo que alguna vez aparece en nuestra vida y que no vivimos en un cuento de hadas, hay que  aceptar el sufrimiento y dejarle un espacio. No dejar que se desborde y afecte a todas las áreas de nuestra vida, hemos de ponerle unos límites e intentar disfrutar del resto de cosas que nos ofrece la vida.



miércoles, 24 de octubre de 2012

EXCESO DE ESTRÉS LABORAL


Actualmente, trabajo en una industria con una alta rotación de personal, en el área de Recursos Humanos, constantemente veo entrar y salir personas de todas las áreas, exceso de estrés  veo que cada vez la tendencia es a recortar personal y aumentar las actividades laborales, ¿como podemos vivir una vida así y aun así ser felices? Yo me lo pregunto todo el tiempo y es que me considero una persona capaz de manejar grandes cantidades de cargas laborales y que está feliz a pesar de todo.
Para lograr ser felices teniendo una fuerte carga de trabajo, hay algunos puntos que debemos conocer:
Para empezar: Pregúntate lo siguiente: 

  • ¿Sientes demasiada tensión emocional y que se te exige demasiado?
  •  ¿No duermes bien preocupada por tu trabajo? 
  • ¿Comes de prisa porque  demasiado ocupada?
 Dejame decirte algo: No estás solo. Todos – adultos, adolescentes y hasta los niños – pasan por momentos de estrés. Sin embargo, hay formas de reducirlo y hacer frente a lo que es inevitable. 

¿Qué es el estrés? El estrés es una sensación que creamos al reaccionar a ciertos eventos. Es la manera en la que el cuerpo se enfrenta a un reto y se prepara para actuar ante una situación difícil con enfoque, fortaleza, vigor y agudeza mental. 
Los eventos que provocan el estrés cubren una variedad de situaciones – desde verse en peligro físico hasta hacer una presentación en clase o tomar un semestre con la asignatura más difícil. 
 
Ahora bien, no existe una fórmula sencilla e infalible que pueda “curar” el estrés. Se requieren acciones diversas que permitan reducir las situaciones de sobrecarga. Algunos huyen lejos de una situación estresante, otros pelean por cualquier cosa pequeña, cuando estos signos ocurren necesitas descansar, retirarte, relajarte. Pregúntate a ti mismo ¿cuál es la causa del estrés? ¿vale la pena realmente enojarme tanto?…la mayoría de las veces no lo vale, no debes tener miedo en tomar decisiones, hay que actuar y enfrentar el estrés. 


El ejercicio habitual es especialmente útil, pues proporciona una forma de escape para la agresividad y la tensión, mejora el funcionamiento cardiovascular y genera un estado placentero de relajación después de cada práctica. 
La relajación es conveniente para aliviar el estado de tensión muscular que ocurre inconscientemente durante el estrés. Los músculos, especialmente cervicales(de la nuca) y lumbares (de la cintura), se contraen en forma prolongada y generan dolor. Este dolor produce incomodidad y dificulta el desempeño de las tareas, generando más estrés.

También se aconsejan terapias de aprendizaje para el autocontrol de conductas especificas que permitan modificar el medio ambiente o para que facilite la aparición de conductas deseadas por ejemplo dejar de fumar; practicar deportes no agresivos; abstinencia de alcohol, tabaco, drogas; control mental cambiando los pensamientos negativos por positivos; entre otros.
Recuerda que nadie en este mundo es indispensable en un ámbito laboral, vale la pena recordar que hoy creemos que somos únicos e invaluables, y mañana mismo nos reemplazan por alguien mas joven y con un salario menor.
Lo mejor es dedicar un tiempo a las actividades que mas nos gustan, ir a tomar un cafe con amigo, practicar el deporte que nos gusta, meditar, entre otras cosas que debemos hacer para poder guardar un equilibrio en nuestra vida.

martes, 2 de octubre de 2012

PREGUNTAS SOBRE LA HIPNOSIS


Estoy iniciando mis estudios en Hipnosis, desde que mis amigos y conocidos supieron, no han cesado de hacer mil preguntas, así que decidí escribir este artículo para aclarar todas las dudas que normalmente surgen ante un tema que muchos consideran "un tabú"

¿QUE ES LA TERAPIA DE HIPNOSIS? 

La hipnoterapia utiliza el trance hipnótico para ayudarte a alcanzar algún objetivo o para crear un cambio positivo en tu pensamiento y resolver un problema.
La hipnosis es un estado de profunda relajación y focalización. Es entrar a un diálogo con el 88% de tu mente, donde están los aprendizajes, esto es con la mente subconsciente.


¿EN QUE TIPO DE ESTADOS FÍSICOS SE APLICA LA HIPNOSIS?

Recordemos que el cerebro esta conectado a todo el cuerpo. Así que los estados de ánimo afectan al cerebro. Si estas de buenas es bueno para el cuerpo, si estas mal anímicamente como estresado, deprimido o ansioso repercute negativamente en el sistema inmunológico del cuerpo. As?i que la respuesta la divido en dos. 1) La hipnoterapia es una excelente medicina preventiva 2) Si ya estas enfermo la hipnoterapia te ayuda cambiar la manera que tu sientes, piensas y como reacciona tu organismo. Desestresandote puede provocar por si mismo reducir o desaparecer problemas como migrañas, ulceras, alergias, colon inflamado, ruidos en los oídos (tinitus), rechinido de dientes, calambres, nauseas, insomnio. Adicionalmente ayuda a modificar hábitos malos como comerse las uñas, mojar la cama, malos hábitos alimenticios como exceso o bulimia, eliminar miedos y fobias o a alcanzar diferentes tipos de objetivos.

¿PARA QUE SIRVE?

Para aliviar del estrés, depresión, dolores crónicos, miedos, fobias, insomnio, sobrepeso, colon irritable, timidez, duelo, pensamientos negativos,  para hacer regresiones en esta vida o vidas pasadas, para mejorar el rendimiento deportivo o escolar, para tratar problemas de pareja o terapias familiares, para cerrar la puerta a relaciones destructivas, para comprender de que manera escogemos pareja y saber si nuestra pareja actual es compatible con nosotros a lo largo del tiempo, etc.

¿PUEDE HABER PERSONAS QUE NO LOGRAN EL ESTADO DE HIPNOSIS?

Todos somos hipnotizables. Si alguien no desea ser hipnotizado entonces no hay manera de lograrlo. Conozco mucha gente y yo misma soy un caso en que acudimos con personas muy muy preparadas para ser hipnotiozados, sin embargo no se consiguió llegar a dicho estado. 
Es por el paradigma que ocurre también en el tratamiento de problemas de pareja. La mayoría de los especialistas tienen mas desarrollado su hemisferio cerebral derecho, esta gente es relativamente fácil de hipnotizar y es la que ellos conocen porque piensan igual que ellos, se entienden bien, pero los que tenemos el otro hemisferio mas desarrollado no tomamos tan literalmente las cosas, digamos que nos tomamos tiempo en analizar lo que se nos dice y entonces hay que buscar técnicas alternativas para llegar al estado hipnótico, que las hay. 


Existen 146 formas en que la hipnosis puede ayudarnos: A continuación las menciono todas:

1. Confianza en sí mismo
2. Perfeccionismo
3. Motivación
4. Falta de iniciativa
5. Auto imagen
6. Expresión propia
7. Estrés
8. Desamparo
9. Enojo
10. Desesperanza
11. Frustración
12. Sobre criticismo
13. Preocupación
14. Negatividad
15. Culpa
16. Muerte o perdida
17. Perdón
18. Perder peso
19. Comerse las uñas
20. Abuso de sustancias
21. Ansiedad
22. Hábitos de estudio
23. Asertividad
24. Miedos
25. Hablar en publico
26. Fobias
27. Memoria
28. Insomnio
29. Concentración
30. Manejo del dolor
31. Presión baja
32. Deporte
33. Tabaquismo
34. Tartamudeo
35. Miedo
36. Miedo al dentista
37. Alcanzar metas
38. Miedo al doctor
39. Miedo a asuntos normales
40. Miedo a operaciones
41. Cambio de hábitos
42. Asistencia para alivio
43. Mejorar ventas
44. Impotencia
45. Ajuste de actitud
46. Nacimiento
47. Éxito de carrera
48. Problemas sexuales
49. Examen de ansiedad
50. Agorafobia
51. Mejora en sus relaciones
52. Obsesiones
53. Jalarse el cabello
54. Pasividad-agresividad
55. Nauseas
56. Obsesivo-compulsivo
57. Restablecimiento cirugías 
58. Relajación
59. Apatía 
60. Adicciones
61. Juego
62. Mejorar salud
63. Desempeño ansioso 
64. Mojar la cama
65. Desordenes de sueño 
66. Falta de entusiasmo
67. Problemas en la piel
68. Falta de dirección
69. Efectos medicación 
70. Resistencia
71. Eyaculación precoz 
72. Responsabilidad
73. Inhibición 
74. Perdón propio
75. Miedo a las alturas
76. Chuparse el dedo Pulgar
77. Miedo a volar
78. Testarudez
79. Miedo al agua
80. Irracionalidad
81. Miedo a los animales
82. Desanimo
83. Comunicación 
84. Miedo a perder el control
85. Comportamiento autodestructivo
86. Miedo al fracaso
87. Autocriticismo
88. Miedo al éxito
89. Irritabilidad
90. Falta de ambición
91. Pesimismo
92. Autocontrol
93. Manipulación 
94. Inferioridad
95. Fobia social
96. Superioridad
97. Ataques de pánico 
98. Celos
99. Tentaciones
100. Rechazo
101. Hipocondría 
102. Vergüenza
103. Conciencia
104. Indecisión
105. Agresión 
106. Resistencia al cambio
107. Autoestima
108. Auto hipnosis
109. Autoculpa
110. Impaciencia
111. Hostilidad
112. Tristeza
113. Mal humor
114. Inseguridad
115. Reacción desmedida 
116. Desconfianza
117. Regresión 
118. Mortificación
119. Regresión a vidas pasadas 
120. Anestesia
121. Pensamientos irracionales
122. Biorretroalimentación
123. Ulceras
124. Pre operación
125. Bloqueo del escritor
126. Postoperación
127. Tics
128. Calambres
129. Abandonamiento
130. Nauseas
131. Ejercicio
132. Sueños
133. Antojos
134. Pesadillas
135. Creatividad
136. Dolores de cabeza
137. Trauma
138. Sistema inmune
139. Miedo a la escuela
140. Miedo a la muerte
141. Dolores crónicos 
142. Relajación
143. Resoluciones de problemas
144. Respiración
145. Hipertensión 
146. Auto enseñanza


Realmente si alguien tiene dudas de sus beneficios, les digo que vale la pena intentarlo

domingo, 30 de septiembre de 2012

LA MUERTE DE UN SER QUERIDO ¿COMO LO SUPERO?


La muerte es lo más difícil de enfrentar. Durante un tiempo, debido a mi trabajo actual en una industria funeraria, he aprendido mucho sobre la muerte de un ser querido. Hoy, quiero compartirlo esperando que lo que he aprendido, sea de ayuda para alguien que ha perdido a una persona amada.

Si has perdido a un ser querido, es posible que pases por todo tipo de emociones. Es probable que estés triste, preocupado o asustado. Tal vez no estés preparado, estés impresionado o confundido. Puedes sentirte enojado, engañado,aliviado, culpable, exhausto o simplemente vacío. Tus emociones pueden ser más intensas o más profundas que lo habitual, estar entremezcladas de una manera que nunca habías experimentado.
A algunas personas les cuesta concentrarse, estudiar o comer cuando están atravesando una etapa de duelo. Otras pierden el interés por actividades que solían disfrutar. Algunos se enfrascan en juegos de computación o beben o comen en exceso. Y otras personas se sienten adormecidas, como si nada hubiese ocurrido.Todas estas emociones son reacciones naturales frente a la muerte.

¿Qué es el duelo?


El duelo es la reacción emocional, física y espiritual en respuesta a la muerte o una pérdida. Las personas que están de duelo pueden experimentar los siguientes cambios:
  • Sienten emociones fuertes, como la tristeza y la ira
  • Tienen reacciones físicas, como falta de sueño o sensación de náusea
  • Tienen reacciones espirituales frente a la muerte. Por ejemplo,algunas personas se cuestionan sus creencias y se sienten muy decepcionadas de su religión mientras que otras descubren que su fe es más fuerte que nunca
El duelo no siempre se relaciona con la muerte.
Existen muchos tipos de pérdidas y no todas tienen que ver con la muerte. Una persona también puede hacer duelo tras la ruptura de una relación íntima o después de que uno de los padres, un hermano o un amigo se muda.
El proceso de duelo lleva tiempo y las heridas se sanan gradualmente. La intensidad del duelo puede depender de si la pérdida fue inesperada y repentina, y de la relación que tenías con la persona que falleció.
Algunas personas escriben sobre el duelo y aseguran que se da en etapas, pero en realidad se suele sentir como "oleadas" ciclos de dolor que van y vienen según lo que estás haciendo y si existen elementos que te hagan recordar a la persona que murió.
Si perdiste a un familiar cercano, como un padre o un hermano, es posible que sientas que te robaron el tiempo que deseabas pasar con esa persona. También puede resultar difícil expresar tu propia aflicción cuando los demás integrantes de tu familia también están afligidos.
Algunas personas pueden esconder su propia aflicción o evitar hablar de la persona que falleció, porque tienen miedo de entristecer a un padre o a otro integrante de la familia. También es natural sentirse culpable por una discusión pasada o una relación compleja con la persona que murió.
No siempre el duelo se debe a la muerte de una persona. La muerte de una mascota puede provocar fuertes sentimientos de aflicción. Algunas personas se sorprenden por lo dolorosa que puede llegar a ser esta pérdida. Pero los lazos de amor que compartimos con las mascotas son reales y los sentimientos de pérdida y dolor que tenemos cuando mueren también lo son.
Todos estos sentimientos y reacciones son normales. Pero ¿qué puede hacer una persona para superarlos? ¿Cuánto dura el duelo? ¿Alguna vez todo volverá a la normalidad? ¿Y cómo vas seguir adelante sin la persona que falleció?

Enfrentar el duelo


Así como la gente siente el duelo de muchas maneras diferentes,también lo maneja de manera diferente.
Algunas personas buscan el apoyo de otras y encuentran alivio en los buenos recuerdos. Otras tratan de mantenerse ocupadas para alejar su mente de la pérdida. Algunas personas se deprimen y se alejan de sus amigos o evitan los lugares situaciones que les recuerdan a la persona fallecida.
A algunas personas, las puede ayudar hablar con otros de su pérdida. Algunas lo hacen natural y fácilmente con amigos familiares; otras hablan con un terapeuta profesional.
Algunas personas quizás no sientan ganas de hablar mucho del tema, porque les cuesta encontrar palabras para expresar una emoción tan profunda y personal, o se preguntan si hablar les hará sentir más dolor. Esto está bien, siempre y cuando encuentres otras maneras de hacer frente a tu dolor.
En algunos casos, la gente canaliza su dolor involucrándose en actividades peligrosas y auto destructivas. Hacer cosas como beber, drogarse o cortarse el cuerpo para escapar de la realidad de una pérdida puede aplacar el dolor, pero la sensación es únicamente temporal. La persona no está realmente enfrentando el dolor; simplemente lo está enmascarando, lo que hace que esos sentimientos se acumulen en el interior, prolongando el duelo.
Si el dolor parece empeorar, si sientes deseos de lastimarte a ti mismo o tienes pensamientos suicidas, habla con alguien en quien confíes y dile cómo te sientes.

¿Qué esperar?


Puede parecer imposible recuperarse después de perder a un ser querido. Pero la aflicción mejora gradualmente y se vuelve menos intensa con el tiempo. Tal vez, saber algunas de las cosas que puedes esperar durante el proceso de duelo pueda ayudarte superar el dolor.
Los primeros días después de la muerte de una persona pueden ser intensos, la gente puede expresar emociones fuertes, tal vez llorar o consolarse mutuamente y reunirse para expresar su apoyo y sus condolencias a quienes se ven más afectados por la pérdida. Es normal que sientas que "te estás volviendo loco" que sientas mucha ansiedad, pánico, tristeza e impotencia.Algunas personas dicen tener una sensación de "irrealidad",como si estuviesen mirando el mundo desde un lugar lejano.Otras se sienten malhumoradas, irritables y con resentimiento.
La familia y los amigos suelen participar en rituales que pueden ser parte de su religión, su cultura, su comunidad o de sus tradiciones familiares (como servicios religiosos, velorios funerales). Estas actividades pueden ayudar a la gente a superarlos primeros días posteriores a la muerte y a honrar a la persona que murió. La gente puede pasar algún tiempo reunida conversando y compartiendo recuerdos de la persona que falleció. Esto puede extenderse por días o semanas después dela pérdida y los amigos y la familia traen alimentos, envían tarjetas o pasan a visitarte.
Muchas veces, la gente muestra sus emociones en este período.Pero, en ocasiones, una persona puede estar tan sorprendida superada por la muerte que no demuestra las emociones en forma inmediata, aun cuando la pérdida sea muy terrible. No es nada raro ver a las personas sonriendo y hablando con otras en un funeral, como si nada triste hubiese ocurrido. Pero estar junto a otras personas que atraviesan el duelo puede brindar cierto alivio y recordarnos que algunas cosas continuarán igual que antes.
En algunos casos, cuando terminan los rituales asociados con el duelo, la gente puede sentir que deberían haber "superado" la pérdida porque todo parece haber vuelto a la normalidad.Cuando la gente que está de duelo regresa a sus actividades normales, puede resultarle difícil entregarse de lleno a las tareas de todos los días. Muchas personas vuelven a realizar sus tareas normales después de unos pocos días o de una semana. Pero si bien es posible que no hablen tanto de su pérdida, el proceso deduelo continúa.
Es natural continuar teniendo sentimientos y preguntas durante un tiempo después de la muerte de una persona. También es natural comenzar a sentirse un poco mejor. Depende mucho de la manera en que la pérdida afecte tu vida. Está bien estar afligido durante días, semanas, o incluso más tiempo, según cuán cercana era la persona fallecida.
No importa cómo elijas pasar tu duelo, no existe una manera correcta de hacerlo. El proceso de duelo es gradual y dura más en algunas personas que en otras. Puede haber momentos en los que pienses que nunca disfrutarás de la vida de la misma manera, pero ésta es una reacción natural después de una pérdida.

Cuidarte a ti mismo


La pérdida de un ser querido puede ser estresante. Cuidarte a ti mismo en cosas pequeñas, pero importantes, puede ayudarte enfrentarla. Aquí hay algunas cosas que quizás te ayuden:
  • Recuerda que la aflicción es una emoción normal. Debes saber que la aflicción puede desaparecer (y va a desaparecer)

  • Participa en los rituales. Los servicios religiosos, los funerales y otras tradiciones ayudan a la gente a superar los primeros días y a honrar a la persona que falleció.

  • Reúnete con otros. Incluso las reuniones informales de familiares y amigos brindan una sensación de apoyo y ayudan a la gente a no sentirse tan aislada durante los primeros días y semanas del duelo.

  • Cuando puedas, habla de ello. A algunas personas les ayuda contar la historia de su pérdida o hablar de sus sentimientos.En ocasiones, una persona no tiene deseos de hablar. Eso también está bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

  • Exprésate. Aun cuando no sientas deseos de hablar,encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Comienza a escribir un diario sobre los recuerdos que tienes de la persona que perdiste y de cómo te sientes desde la pérdida. O escribe una canción, un poema un tributo a la persona que falleció. Puedes hacerlo de manera privada o compartirlo con otros.

  • Haz ejercicio. El ejercicio puede cambiar tu humor. Puede resultar difícil sentirse motivado; por lo tanto, modifica tu rutina normal si es necesario.

  • Aliméntate bien. Seguramente tengas deseos de saltear comidas o quizá no tengas hambre, pero tu cuerpo necesita comida nutritiva.

  • Únete a un grupo de apoyo. Si consideras que puede interesarte concurrir a un grupo de apoyo, pregúntale a un adulto o a un consejero escolar cómo unirte a uno. Lo que debes recordar es que no tienes por qué estar sólo con tus sentimientos o tu dolor.

  • Expresa y libera tus emociones. Si tienes deseos de llorar, note reprimas. No te preocupes si escuchar determinadas canciones o realizar algunas actividades resulta doloroso porque te trae recuerdos de la persona que perdiste. Esto es normal. Después de un tiempo, será menos doloroso.

  • Crea un memorial o un tributo. Planta un árbol o una planta,o recuerda a la persona con algo saludable, como participar en una maratón o caminata a beneficio (por ejemplo, una carrera por el cáncer de mama) en honor del ser amado.

Conseguir ayuda para un duelo intenso

Si tu dolor no disminuye después de un tiempo de la muerte del ser amado, es posible que desees recibir ayuda. Si el duelo se transformó en depresión, es muy importante que se lo digas alguien.
¿Cómo saber si el duelo está durando demasiado tiempo? Éstas son algunas de las señales:
  • Has estado de duelo durante 4 meses o más y no te sientes mejor.

  • Te sientes deprimido.

  • Tu dolor es tan intenso que sientes que no puedes continuar con tus actividades habituales.

  • Tu dolor está afectando tu capacidad para concentrarte,dormir, comer o socializar como lo hacías normalmente.

  • Sientes que no puedes continuar viviendo después de la pérdida, o piensas en el suicidio, la muerte o en lastimarte a ti mismo.
En cierta medida, es natural que una pérdida haga que las personas piensen en la muerte. Pero si la pérdida ha hecho que pienses en el suicidio o en lastimarte a ti mismo de alguna manera, o si sientes que no puedes continuar viviendo después de tu pérdida, es importante que se lo digas a alguien de inmediato.
Los amigos y familiares bien intencionados pueden decirle a una persona que está de duelo que necesita "seguir adelante"después de una pérdida. Lamentablemente, este tipo de consejo puede hacer que las personas duden en hablar de su dolor o que sientan que están haciendo un mal duelo o uno demasiado prolongado, o que no son normales. Es útil recordar que el proceso de duelo es sumamente personal e individual: no existe una manera correcta o incorrecta de hacer duelo. Cada persona necesita su propio tiempo para encontrar alivio.
Sin embargo, es importante que las personas que están atravesando un duelo no pierdan las ganas de vivir. Si no te gusta la idea de seguir adelante, tal vez la idea de "continuar" te parezca más adecuada. A veces, puede ayudarte recordarte a ti mismo continuar haciendo todo lo que puedas por el momento.Permítete estar triste e intenta no escaparte de tus emociones.Pero continúa haciendo cosas que normalmente harías, como estar con amigos, ocuparte de tu mascota, practicar ejercicio hacer tus tareas escolares.
Seguir adelante y aliviar la aflicción del duelo no significa olvidar sede la persona que has perdido. Volver a disfrutar de la vida no significa dejar de extrañar a esa persona. Y cuánto tiempo pasará hasta que comiences a sentirte mejor no es una medida de cuánto amabas a esa persona. Con el tiempo, gracias al cariñoso apoyo de la familia y los amigos, y a tus propias acciones positivas, descubrirás maneras de enfrentar hasta la peor de las pérdidas.