Google+ Followers

jueves, 3 de abril de 2014

MINDFULNESS, UN PROCESO PSICOLOGICO PARA LA VIDA


La meditación es considerada como un proceso psicológico curativo de la mente angustiada, que nos permite nos permiten purificar nuestras diversas negatividades. Recuerdo en especial, una clase de psicoanálisis en la que expuse las teorías del El psicólogo William James, fue entonces cuando inicio mi fascinación por el yoga y la meditación, recuerdo que éste psicólogo hablaba sobre la importancia de este proceso mental que hemos dejado en un tercer plano en la mayoría de los manuales de psicología. James fue muy criticado en su época por utilizar precisamente la introspección como principal método de estudio por considerarse no científico y por tanto despreciable para la ciencia y sin utilidad aparente.
La religión budista utiliza este proceso con el objetivo de entrenar la mente  en el cultivo sistemático de pensamientos altruistas y sentimientos como la compasión, el amor, la paciencia y la perseverancia. Por tal motivo empecé a estudiar en Casa Tibet durante un corto tiempo y aprendí mucho e investigué sobre la meditación que trato de seguir utilizando a lo largo de mi vida para obtener sus beneficios. 
Seguramente han escuchado sobre el Mindfulness, que  se ha traducido al español  como atención o conciencia plena. El término procede de la palabra sati en la lengua pali, que es la lengua que hablaba el Buda. Recomiendo leer al respecto y utilizar estas  técnicas para aprender mas sobre este proceso psicológico que puede cambiar nuestra vida completa. 
El mindfulness es un conjunto de prácticas, derivadas de la meditación budista, que permiten entrenar a la mente para permanecer serenos, conectados al aquí y ahora. Los estudios científicos han probado que, empleadas correctamente, las técnicas del mindfulness pueden ayudar a reducir considerablemente el sufrimiento emocional. También resultan muy útiles para reducir el estrés y aumentar las emociones positivas y el buen humor.
Quizás con una imagen quede más claro cuál es el efecto de aprender a practicar mindfulness. Como puedes ver en la imagen que sigue, el mundo no cambia por practicar mindfulnes, pero sí cambia nuestra mente y nuestra capacidad para conectar con el momento presente. En lugar de distraernos del momento presente, para perdernos en nuestros pensamientos y preocupaciones, el entrenamiento en mindfulness nos ayuda a vivir realmente el aquí y ahora. ¿Cuántas veces nos angustiamos por problemas o por catástrofes que nunca llegan a ocurrir? Sin duda, ése es un sufrimiento evitable. 



¿Sabes en que áreas de intervencion se utiliza actualmente el Mindfulness?
Las aplicaciones del mindfulness, como decía más arriba, son muchas y variadas. Como señala el Manual Clínico de Mindfulness de Didonna, el mindfulness se está empleando actualmente en:
  • trastornos de ansiedad
  • trastorno obsesivo-compulsivo
  • depresión y tendencias suicidas
  • trastorno límite de la personalidad
  • trastornos de la conducta alimentaria
  • conductas adictivas
  • trastorno por estrés postraumático
  • trastorno por déficit de atención e hiperactividad
  • psicosis
  • manejo del dolor crónico
  • cuidado paliativo en pacientes con cáncer
También se utiliza en personas sanas que quieren mejorar su salud, potenciando las emociones positivas. Por ejemplo, personas que tienen que manejarse con situaciones estresantes, tales como profesores, estudiantes, directivos, etc.

El mindfulness, ¿es la solución para todos nuestros problemas?

Obviamente, no. Hay situaciones en las que es más adecuado realizar otro tipo de intervenciones. Por este motivo, una persona que esté sufriendo un problema psicológico en este momento no debe emplear las técnicas de mindfulness como tratamiento sin la supervisión de un psicólogo clínico especializado en este tipo de técnicas y en la problemática particular que esté sufriendo el paciente (por ejemplo trastornos de ansiedad, depresión, problemas de personalidad, trastornos adictivos, etc.). El mindfulness puede ser de mucha utilidad en estos casos, como demuestran los estudios científicos (y, para mí, mi propia experiencia profesional), pero debe emplearse dentro de un programa más amplio de evaluación y tratamiento psicológico. En estos casos, seleccionar la técnica adecuada y adaptarla a la situación especial por la que pasa el paciente es lo que marca la diferencia entre el fracaso absoluto y un resultado positivo.
Por otro lado, una persona que no esté sufriendo un trastorno psicológico puede aprender mindfulness para mejorar sus habilidades de manejo de situaciones estresantes, tan típicas del complejo mundo actual. Está probado que la práctica del mindfulness tiene un efecto protector sobre nuestra salud y que mejora nuestro estado de ánimo. Si encuentran un libro con este tema, no dejen de adquirilo, porque los beneficios serán percibidos instantaneamente. Yo compre uno con el único objetivo de practicar inglés y hasta el momento he aprendido muchísimo y recomiendo que conozcan sus beneficios.


No hay comentarios: