Google+ Followers

miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿POR QUE LA GENTE TE OFENDE? ¿COMO REMEDIARLO?


¿Sabes que? Muchas personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que “alguien” les hizo. (alguna vez a todos nos ha pasado, que no podemos dejar de pensar en aquella persona que nos traicionó, en aquel novio que nos engaño, en fin... habría tantos motivos
Pero yo te diré algo que quizás te cueste trabajo creer
¡Nadie, nunca jamás te ha ofendido!
Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.
Y las expectativas tu las creas con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. (No es mentira esto, porque todo depende de lo que esperábamos recibir de las personas)
Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor, y no te lo dieron, no tienes porqué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que “un padre ideal” debió hacer contigo, las que te afectaron, simplemente ellos son seres humanos que en su momento hemos llegado a idealizar.
Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entra las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación.
¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende y daña a nadie.
Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que “te hacen otros” (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.
Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la escuela, la sociedad y los medios nos enseñan.
Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y como “deben” de actuar los demás. Una novela que no tiene nada que ver con la realidad.
Pero hay algo muy serio: Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es “maltratada” (por no haber dicho o hecho lo que se esperaba de ella) 
Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que “debe hacer” y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.
Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. (esto suena fácil decirlo, pero es muy difícil llegar a entenderlo
Pero te dire algo: Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser. (siempre digo que no des un consejo si no te lo piden y esque luego pecamos de estar sermoneando a la gente para que haga lo que nosotros creemos que debe hacer, pero quizá esta persona por dentro esta pensando "Cállate la boca, no me interesa tu opinión". Recuerdalo bien, da un consejo cuando te lo pidan, de lo contrario es preferible escuchar y aceptar a la persona como es, aunque no estés de acuerdo
Entonces ¿Cómo puedo perdonar?
1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de “cómo deberían actuar las personas y Dios las que te hieren”. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA van a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque son ideas falsas.
2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos, SOLO SI TE LO SOLICITAN, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.
3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, amigos y parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Ama y deja ser.
4) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja o Dios perfecto. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.
5) Vive la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Deja a los demás que vivan su vida y tu dedícate a vivir la tuya
6) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile porqué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de porque lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.
7) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros.
No puedes darte ese lujo.
8) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida. Y como dirían los Beatles,
¡Let it be! Deja al mundo ser. Y déjate ser a ti también.

2 comentarios:

El Calavera dijo...

Hay demasiadas cosas que aprender en la vida, y demasiado poco tiempo para ello. La manera de ver el mundo, la perspectiva de cada cual, depende de demasiadas cosas que no nos llegamos ni a imaginar. El camino fácil es posicionarse en un estereotipo, y no cambiar. El camino difícil es el de aceptar y aprender.

El Calavera dijo...

Hay demasiadas cosas que aprender en la vida, y demasiado poco tiempo para ello. La manera de ver el mundo, la perspectiva de cada cual, depende de demasiadas cosas que no nos llegamos ni a imaginar. El camino fácil es posicionarse en un estereotipo, y no cambiar. El camino difícil es el de aceptar y aprender.