Google+ Followers

jueves, 23 de diciembre de 2010

EL DOLOR MAS PROFUNDO ES EL DOLOR DEL CORAZON




En esta ocasion he decido dedicarme este artículo y escribir sobre el dolor mas profundo que es el que se lleva en el alma, ya que hace falta meditar sobre lo que afecta nuestro sentir y trabajar en eliminarlo, ya que de otra forma el dolor no desaparece, sé que es una mala fecha (hoy 23 de diciembre) para sentirse de esta forma, pero en los sentimientos y en el corazón no se manda.
Quiero empezar con la fábula de la rana y el escorpión.

Se encuentran una rana y un escorpión a la vera de un río caudaloso. El escorpión, al verse impedido de cruzar la corriente, le dice a la rana: “¿qué te parece si me monto en tu espaldas y me llevas al otro lado?”

La rana, cautelosa, responde: “Naaaaah, si te monto en mi espalda, corro el peligro de que me claves el aguijón y me mates”.
Encantador, el escorpión le explica a la rana por qué esto no es posible: “si te clavara mi aguijón, nos hundiríamos y nos ahogaríamos los dos…”
Ante un argumento, en apariencia irrebatible, la rana accede a hacerle la segunda al escorpión. Pero a mitad del camino, el escorpión le clava su aguijón. La rana, sintiendo cómo el veneno paralizaba sus ancas, sorprendida y aterrada, le dice al escorpión traidor: “¡Pero esto es absurdo!”

“Yo sé”, le dice con calma el escorpión, “pero no lo pude evitar: es mi naturaleza…”

Ante esto me pregunto ¿Es posible que haya algún escorpión que sea distinto? o ¿Todos están hechos iguales por su naturaleza? ¿Debio esperar la rana que este escorpión fuera distinto' ¿Que lo hacía distinto? Si al final era un escorpión, ¿Sera que si el escorpión hubiera sacrificado su naturaleza realmente habría sido fiel a su palabra? Me imagino el inmenso dolor de la rana al darse cuenta que aunque el escorpión haya querido cumplirle, simplemente su naturaleza no se lo permitió, ¿Será que todas las ranas deberían aventarse a cruzar al lado del escorpion sabiendo que al final les clavará el aguijon? ¿Sera que la rana debía quedarse solo sabiendo que ningún escorpión sería distinto? o bien, ¿Podria alguna rana lograr encontrar un escorpión distinto que pudiera evitar su naturaleza y de esta forma confiar en el para lograr llevarle al otro lado? Imagino el dolor de la rana al verse impotente ante la naturaleza del escorpión.

Me di cuenta que el dolor del alma, en sí mismo no es un mal que tengamos que evitar a toda costa. Mas bien, El dolor es un maestro que nos puede enseñar muchas cosas.

El dolor nos instruye, nos dice que cambiemos,que dejemos de hacer una cosa y emprendamos otra, que dejemos de pensar en cierta forma y empecemos a pensar en forma diferente. Y cuando nos negamos a escuchar al dolor y a sus enseñanzas, lo único que nos queda es convertirnos en escapistas.

Efectivamente, lo que decimos es: "No voy a escuchar","No voy a aprender","No voy a cambiar"

Pero las personas que deseen superar el dolor, debemos buscar el cambio, intentar respuestas y correcciones adecuadas, ya que quienes se conforman con el dolor, y no escucha sus enseñanzas, se
contentan con establecerse y vivir con el 10 % de su potencial humano. Se contentan con morir, sin haber realmente vivido.