Google+ Followers

martes, 22 de abril de 2008

¿Existe mi alma gemela?




No todo los Seres Humanos estamos destinados, o necesariamente podemos encontrar a nuestra Alma Gemela en una vida y realmente, creo que son una minoría los que la encuentran aunque absolutamente todos estamos llamados a unirnos con ella cuando estemos preparados, ni antes ni después, al fin y al cabo disponemos de toda la eternidad para lograrlo, entonces, ¿que pasa con el resto?, sería muy injusto no hablar de la amplia gamas de posibilidades que surgen cuando entramos en el terreno de las almas afines, o lo que es prácticamente lo mismo de la compatibilidad de caracteres.

El encuentro con el alma afín sería ese ideal balsámico al que el ser humano tiende por naturaleza para ser feliz, independientemente de su religión o creencias con el alma afín, el sufrimiento o las pruebas por las que tendrán que pasar serán circunstanciales pero no fundamentales para la relación, que básicamente nos proporcionará bienestar y equilibrio, esto es una de las sublimes diferencias que tiene con el Alma Gemela cuyo cometido no es procurarnos la felicidad inmediata sino la comprensión de nuestra esencia fundamental.

Cualquiera de nosotros pueden encontrar muchas almas afines a lo largo de la vida, contrariamente al caso del Alma Gemela que es necesariamente única y exclusiva.

Encontramos almas afines entre dos buenos amigos, en una agradable relación familiar y ¡cómo no!, en una pareja cuya convivencia es un modelo a seguir, la afinidad es el resultado de "Un buen engranaje en el cual es básico que las dos piezas encajen, pero también se ha de ir echando aceite de tanto en tanto para que no se encallen"(estas ùltimas palabras me las dijo mi amigo el psicologo, asi que debo darle crèdito por ello)

¿Como sabremos distinguir si nos llevaremos bien con alguien?, por supuesto conociéndole a fondo, lo cual no es fácil, por eso existen algunos trucos basados en unas combinaciones de elementos que podemos saber fácilmente de la otra persona para tantear un poco el terreno por donde nos movemos.

Cuando iniciamos una relación o tenemos a alguien al lado, nos mostramos impacientes por saber como es realmente, pero lo más importante de todo es saber como somos nosotros, porque en función de ello atraeremos a un determinado tipo de personas relacionándonos de una manera determinada, si tenemos miedo al compromiso es posible que atraigamos relaciones con personas que viven lejos, que no nos quieran o que ya están comprometidas, si no nos gusta tomar decisiones ni manejar nuestra propia vida probablemente nos emparejaremos con alguien muy dominante que decida por nosotros, y así podríamos dar un ejemplo tras otro, por tanto en esta parte nos observaremos a nosotros mismos y a nuestra pareja , saber si la persona que tiene al lado es la que la hace feliz, o la que está deseando que desaparezca de su lado. Asi que èxitos, pues un dia de estos todos encontraremos a nuestra alma gemela, y felicidades a todos aquellos que ya la encontraron.

2 comentarios:

PAO dijo...

Me gustó tu comentario acerca de las almas gemelas.... y ahora estoy convencida que cuando una relacion no se da es porque esa conexión especial no existe

Cielo Anayantzin dijo...

Linda entrada, coincido contigo en muchísimos puntos, ¡qué bien!
Sólo me sorprende que no hables sobre la recurrencia, entablando cierto vocable gnóstico...